Buscar
  • Dafne Valdivia

EL CAMBIO DE ESPACIO ES UN CAMBIO DE VALOR

El término “industrias culturales” surge apenas en el siglo XX para pensar la participación de la cultura en una sociedad moderna e industrial. La máquina capitalista comienza a provocar una fusión entre cultura erudita y popular, y el fenómeno de la industria cultural se va estructurando. Dicho concepto tiene su origen en la Escuela de Frankfurt, en la década de 1930, a partir de la visión de Theodor Adorno y Mark Horkheimer. Surge inicialmente como un término peyorativo que denunciaba la comercialización del arte. Esta visión se basa en la idea de que la cultura y la economía son incompatibles y que su unión sólo puede resultar en la degeneración de la expresión cultural.[1]


Esta visión aún es compartida por un sector de la población involucrada en el desarrollo de la cultura, a pesar de que a partir de la década de los sesenta los analistas reconocieron que esto no es necesariamente cierto. Incluso a partir de los años ochenta la UNESCO comenzó a promover el uso del término y es utilizado con una intención positiva. “Con el término, se hacía referencia a formas de producción y consumo cultural que tenían un elemento expresivo o simbólico en su núcleo.”[2]


Previamente al surgimiento de la industria cultural como organismo difusor del arte, se llevó a cabo un proceso de adaptación de los valores que rodean al arte en sí. De la prehistoria a la antigüedad e incluso a través de la Edad Media, el arte cumplía una función religiosa, didáctica y/o conmemorativa que alejaba a los objetos de arte de ser tomados en cuenta a partir de su valor comercial.


Poco a poco, los coleccionistas de arte y los artistas mismos imbuyeron a sus obras con un valor más allá de la imagen representada o el costo de los materiales, desarrollando espacios y oficios nuevos que les permitirían destacar dicho valor, los primeros con la intención de ostentar sus colecciones y los artistas en aras de valuar su trabajo a partir de la valía de su firma.


La apreciación de lo valioso en el arte se ha modificado con el tiempo, por lo que la historia de los espacios de exhibición puede verse como la historia de dichas modificaciones. Esto se debe a que cada que se hace evidente la necesidad de un espacio distinto a los ya establecidos para la exhibición del arte, surgen nuevos espacios con características propias y un sistema interno de validación que responde a la nueva concepción de lo que es valioso en el arte. En el arte, el cambio de espacio es un cambio de valor.



[1] UNESCO, Informe sobre la economía creativa, Edición 2013. P. 20

[2] Ídem.

0 vistas
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube - Círculo Negro

APARATO DE ARTE

centro de arte contemporáneo